diciembre 14, 2017 admin 0Comment
Vista desde Rue des Moullins hacia el puente Barrage Vauban.
Izquierda: Una de las calles de Petite France. Derecha: Plaza Kléber.

Quiero empezar por decir que Estrasburgo es un lugar que vale la pena visitar en cualquier época del año. A las orillas del río Rin, la encantadora ciudad francesa es una de las más bonitas y cosmopolitas del país, llena de tradiciones y multiculturalismo. Su localización e historia, siendo un territorio disputado durante siglos entre Francia y Alemania, además de ser la sede del Parlamento de la Unión Europea y otras instituciones, hacen que sea un lugar fácilmente visitable. Principalmente se habla Francés, pero mucha gente también sabe alemán e inglés. Además está llena de gente de todas partes del mundo, y durante los festivos o fines de semana también hay siempre muchos españoles.

Disfruta de las bonitas calles de la ciudad vieja y La Petit France, prueba los platos locales en una de las terrazas del río, visita la catedral gótica y sube a su torre, cruza Barrague Vauban y admira las vistas desde allí, navega por el río en el barco Batorama, y muchas cosas más. ¿Pero por qué Diciembre?

La respuesta es fácil. Estrasburgo es reconocida como la ‘Capital de la Navidad’. Debido a que en el pasado la ciudad fue durante mucho tiempo parte de Alemania y los diferentes reinos germánicos, donde los mercados navideños gozan de una larga tradición mayor que en Francia, consta del mercado navideño más antiguo del país. El origen del Christkindelsmärik data del siglo XVI, cuando fue abierto tras la reforma calvinista para remplazar el mercado de San Nicolás, el cual abría cada 6 de diciembre desde el siglo XII.

Izquierda: Portal de acceso al centro de Estrasburgo. Derecha: Una de las calles de la ciudad.
Izquierda: Vista desde la plaza Broglie desde la Ópera de Estrasburgo. Derecha: Entrada al Christkindelsmärik, en la plaza Broglie.

El Christkindelsmärik todavía existe hoy en la Place Broglie, una de las principales plazas en el centro de Estrasburgo. Su forma con planta longitudinal, crea un espacio perfecto para la colocación de un gran número de tenderetes que se sitúan uno tras otro abriendo un largo pasillo comercial. Además, el tranvía transcurre por uno de los lados de la plaza, lo que la hace de fácil acceso. Dicho mercado es además, el más grande de la ciudad.

Desde el siglo XVI las cosas han cambiado, el mercado se ha multiplicado y ahora se pueden encontrar diferentes mercados navideños por todo el centro de la ciudad. La Grande Île, la cual es la isla en el centro de Estrasburgo, es decorada por completo de una esquina a otra. Se cierra al tráfico, las calles se iluminan con luces de Navidad y todo se llena de vida. Se pueden encontrar productos locales hechos a mano, souvenirs, bebidas típicas, comida y mucho más. Explora todos los mercados porque cada uno es único.

Place Kébler, en la principal zona comercial de la ciudad, donde se encuentran todas las ‘grandes’ tiendas, tiene el árbol de Navidad de la ciudad. El mercado allí es de un tamaño bastante reducido, pero la plaza es majestuosa. En uno de sus lados se puede encontrar un puesto de venta de ostras típicas francesas. Continuando por Avenue des Grandes Arcades se llega a Place Gutenberg, donde está situado el mercado internacional, cada año dedicado a un país diferente, siendo Islandia en 2017. La vista desde allí de la gótica Catedral de Estrasburgo es una de las más bonitas y reconocibles de la ciudad.

Catedral de Estrasburgo desde la calle Vieux-Marché-aux-Poissons.
Izquierda: Árbol de Navidad en la plaza Kléber. Derecha: Puesto de venta de ostras en la plaza Kléber.

La Cathédrale Notre-Dame de Strasbourg, o Straßburger Münster en Alemán, fue además desde 1648 hasta 1874 el edificio más alto del mundo. A su lado, debido a su gran escala, los tenderetes navideños que lo rodean parecen diminutos, pero el vin chaud (Glühwein en alemán o vino caliente en español) es verdaderamente sabroso. Desde allí, sigue por las calles hasta los mercadillos navideños de La Petit France y prueba la típica baguette flambée además de muchas otras cosas.

Izquierda: Puesto de comida donde se puede ver baguette flambée y como sirven vin chaud. Derecha: Puesto de venta de castañas asadas.


Por lo tanto, si todavía no has disfrutado del Adviento durante éste mes, reserva un viaje a la ciudad francesa de Estrasburgo y disfuta de ella al máximo. El espíritu navideño del lugar no te decepcionará.


¿Cuándo ir?

Así como dije que diciembre es el mejor mes, los mercados navideños abren el día 24 de noviembre y duran hasta el 24 de diciembre. Por lo tanto, di vas a final de mes te habrás perdido esa magia especial. Recomendaría ir durante la semana, ya que los fines de semana las calles suelen estar abarrotadas. Aún así, la ventaja de los viernes o sábados es que los mercados se mantienen abiertos hasta un poco más tarde.

Horario de apertura:

– 24 de noviembre: 14:00 – 21:00

– 25 de noviembre hasta 23 de diciembre: 11:00 – 20:00 (El viernes y sábado abren hasta las 21:00)

– 24 de diciembre: 11:00 – 18:00

Plaza de Gutenberg.

 

Para más información (en francés, inglés o alemán): https://noel.strasbourg.eu/en/

 

Click here to read it in English.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *